Metodologia

 

El Arte Terapia propone el uso de distintas formas de expresión – imagen, sonido, palabra, movimiento, objetos – usadas de manera integrada. Esta intermodalidad ayuda a profundizar y multiplicar sentidos, abre posibilidades y enriquece el trabajo terapéutico, en la medida en que pasamos de un medio a otro en el momento más conveniente para el paciente o para el proceso.

La multiplicidad de lenguajes artísticos permite un desdoblamiento de la experiencia estética que confiere profundidad y apertura al proceso terapéutico.

No se trata de dominar el uso de estos lenguajes, sino de apurar la sensibilidad para saber cuál es la expresión más adecuada en cada momento y poder acompañar al paciente en el momento de pasar de una expresión a la otra.

El trabajo con expresiones no verbales es un trabajo extremadamente honesto, tal vez porque posibilita la voz del inconsciente. El cuerpo tiene un lenguaje transparente que la expresión verbal no logra. Si un poema emerge de una danza, por ejemplo, se siente esa riqueza y visceralidad en las palabras. Poder fluir por entre los diferentes lenguajes artísticos enriquece la obra, tanto en calidad estética como expresiva.

Es un “fenómeno” sorprendente, el desdoblamiento que una obra de arte es capaz de despertar en mi interior, la multiplicidad de significados en que la obra me transciende, adquiere voz propia, revela y transforma. Es ese poder de la obra de arte, potenciado por la intermodalidad de lenguajes y medios, la esencia del acompañamiento a través de la expresión artística.