Sobre mí

 “Como puedo aceptar un yo definido i limitado si siento en mi todas las posibilidades?” Anaïs Nin

Mi elemento es ese lugar donde la creación artística atraviesa los velos de la intelectualidad, de los conceptos vacíos y entra en el núcleo de lo Humano. Mi elemento es el lugar donde el arte sirve la persona como puente, como medio de conexión – conexión con los lugares desconocidos de su interior, conexión con los demás, con el mundo, con su contemporaneidad y con su transcendencia. Conexión con la nutrición vital que es la Belleza.

No encontré mi elemento cuando fuí a estudiar el curso de Artes a los quince años. Ni tan sólo cuando hice la licenciatura de Diseño, en Lisboa.
Las escuelas, el enseñamiento artístico que conocí, no potenciaba la artista en mi, al revés. Y el conflicto entre lo que encontraba en el exterior y la demanda interna de mi artista que pedía canales de expresión, me puso en un camino de búsqueda por el misterio de la expresión artística.

En un nivel personal intentaba saciar mis inquietudes a través del arte, de la literatura, la poesía, el cine y las imágenes que me conectaban con la presencia de la Belleza y del Misterio en la realidad cotidiana.
Profesionalmente intenté ceder a una dimensión más utilitaria de la creatividad y trabajé durante ocho años como diseñadora visual y de interiores.
Mientras, tuve el privilegio de incorporarme en un museo de arte contemporáneo y los frutos de esa experiencia hicieron que pudiera poner en práctica mi visión del arte al servicio de la persona.
Ya trabajaba ocasionalmente con niños desde mis 18 años y, a partir de la experiencia en el museo, empecé a colaborar en escuelas y cursos de arte dinamizando talleres de expresión artística.

En ese momento descubrí el concepto de Terapias de las Artes Expresivas y, después de un viaje personal lleno de aventuras y sincronías, hice la formación de Arte Terapia Transdisciplinaria y Desarollo Humano en Barcelona, entre 2011 y 2014.
EL Arte Terapia es lo que más se aproxima de mi elemento, pero, el sentido de conexión con el Misterio es algo que sigo explorando en un camino propio. Porque la dimensión espiritual del arte es para mi imprescindible como lugar donde la terapeuta y la artista se inspiran y potencian mutuamente. Y es desde ese lugar que propongo y pongo a disposición un acompañamiento creativo a distintos procesos personales.