El Oráculo, Crear el futuro del mundo

El Oráculo

En la Antigüedad consultar el Oráculo era un acto natural de búsqueda de orientación. Porque para los antiguos la relación con el misterio era algo natural – sus dioses y diosas los ayudaban a dar sentido al inexplicable y un cierto orden al caos propio de la existencia humana.
La espiritualidad – nuestra relación con lo que nos transciende – está hoy día llena de asociaciones dudosas, de ambigüedades y de un escepticismo que enmascara nuestro eterno miedo hacia lo desconocido. El resultado es un profundo hambre espiritual – somos una sociedad desnutrida y desamparada, y la consecuencia son los síntomas como la ansiedad y las adicciones.

En mis procesos de investigación como arte terapeuta he descubierto en los Oráculos una herramienta de gran riqueza y potencial – a nivel terapéutico, creativo, lúdico y espiritual – y he creado el proyecto “Imaginario Oracular” para trabajar con el Oráculo a partir de métodos arte terapéuticos.

Es un recurso que vengo explorando en los últimos años, que es fuente de nutrición e inspiración y, en ese sentido, me propongo compartirlo de forma más amplia, más allá del espacio de mis consultas y talleres.
Así, mensualmente compartiré un texto escrito a partir de un mensaje del Oráculo para todos nosotros. El texto resultará de un proceso creativo con distintas cartas en que las imágenes, los mitos y los símbolos se transforman en palabras. No pretendiendo “adivinar” nada, sino Inspirar a cada uno de nosotros en la creación de su futuro.

Es un proyecto experimental, que se irá construyendo de forma orgánica.
Un proyecto para compartir, la inspiración del Oráculo y su potencial sanador y creativo.
Para ir reconciliando las ambigüedades, externas e  internas, y mis propias resistencias acerca de lo que es un Oráculo.
Y para seguir experimentando e investigando las fronteras de lo artístico, del misterio, del azar, de la intuición, de la comunicación. De aquello que es la consciencia compartida donde todos estamos de alguna manera conectados, y en que las acciones de uno tiene repercusiones que nos afectan a todos.

 

Crear el futuro del mundo

El Oráculo nos dice que empezamos a despertar para nuestros dones y talentos y es hora de preguntarnos – ¿cómo podemos contribuir al futuro de este mundo?
Es hora de manifestar, de expresar nuestro potencial y abrazar nuestro poder creativo – ¿qué sueños, qué visiones alimentamos? Tenemos una llama dentro, es el poder de crear y materializar aquello en lo que nos decidimos enfocar.
¿Podemos ver prosperidad? ¿Osamos soñar? ¿Ese deseo nos llama  a susurrar  y a gritar lo que quiere el corazón? ¿Podemos escuchar? ¿Podemos silenciar el ruido externo, de las expectativas y convenciones, y escuchar solo la voz de nuestros corazones?
Si es hora de crear es hora de confiar, saber que lo que más deseamos también nos quiere a nosotros. Saber que podemos osar y poner toda la energía en manifestar, confiando en la obra, el proyecto, la salud o relación que quiere nacer. Porque el proceso no tiene que ser una lucha, un constante acto de forzar y hacer acontecer. La vida ya sabe. La vida sabe el camino y la vida está por nosotros, regalando imprevistos, errores, sincronías, hablando la lengua de las casualidades y coincidencias. Solo hay que escuchar su voz, sintonizar nuestra voluntad con la suya, nuestros tiempos con los suyos. Y honrar el deseo de crear, confiando en el proceso y dejándonos guiar.
Esa es la sabiduría. Porque no estamos solos y nuestros sueños no existen aislados. No estamos realmente separados, la creatividad de uno es la creatividad de todos, y al final todo converge.
Es tiempo de ampliar, de expandir. Ver el todo y no perder continuidad. Ver de lejos y ver de dentro. Porque dentro encontraremos la sabiduría y lejos el discernimiento.
Seamos árboles, de raíces bien profundas y ramas  abiertas al viento. Para crear, y realmente concretar, precisamos encontrar ese momento, ese lugar, en que nuestro espíritu y nuestra realidad son dos amantes, cansados y saciados, que se empiezan a aceptar.

Estamos hechos de dualidades, nos habitan los amantes, viven en nosotros todas las vidas que vivimos antes. Nos habitan nuestros antepasados, en los sueños y en los miedos, en las esperanzas que nos mueven y en los dogmas que nos frenan.
Somos singulares pero somos tantos, y ninguna parte de ese todo se debe descuidar. Si la que sueña se desvía, si la que busca se congela, si la desconocida está ausente… Hay que recuperarlas y reunirlas, para que podamos estar enteros en el presente.
Somos libres pero pertenecemos, y para que nuestros dones se puedan expresar, hay que abrir y abrazar, todo lo que en nosotros puede crear.
Y tal como a veces hay que dar para recibir, para curar hay que morir. En dosis pequeñas, como el antídoto hecho del veneno. Hay que saber, que cuando más duele la herida es cuando empieza a sanar. Podemos gritar, podemos patalear, podemos querer de vuelta el malestar habitual, pero si realmente deseamos avanzar,  sabremos cuando es momento de liberar.
Lo que nos ata al dolor es lo que nos ata a nuestro lugar, cómodo, previsible, donde nada puede pasar. Y el proceso de curar y poder integrar las distintas partes de nosotros es el camino para apropiarnos de todo nuestro poder, de todo lo que podemos ser.

Ahí están los talentos, escondidos en las heridas, desviados por los miedos, devorados por los traumas. Lo que podemos hacer para contribuir al futuro de este mundo empieza por escarbar  bien hondo, limpiar las heridas, de dónde los dones para crear podrán por fin salir, y libres, empezar a circular.

 

Oráculos:

“My creative power”, Soulful Women Oracle

“Spirals of manifestation”, Sacred Rebels Oracle

“Divine Intervention”, Eyes of the Soul Oracle

“Ascension”, Magdalene Oracle

“Eye of Horus”, Isis Oracle

“See the signs”, Messengers Oracle

“Yin Yang Lover”, Journey of Love

“Quiron, healing”, Mythic Oracle

“Drangonfae of Rebirth”, Oracle of the Dragonfae

“Tenga confianza en sí mismo”, el Arcángel Miguel

“Sota de Oros”, Shadowscapes tarot

 

Pintura “Starry Night Over the Rhône”, Vincent Van Gogh